Enviar

Un saludo de bienvenida y los mejores deseos para el nuevo Gobierno. Que su éxito constituya una superación para el país y para cada uno de sus habitantes


Nueva oportunidad de superación

Se inicia otro periodo de cuatro años con un nuevo Gobierno. Que sea de sana y eficaz productividad, renovada esperanza y camino acertado.
A partir de mayo próximo, cuando se concrete el traspaso del poder al partido que ganó ayer las elecciones presidenciales, es nuestra obligación, Gobierno y ciudadanía, trabajar cada día para que Costa Rica avance.
Terminó la contienda electoral y comienza la labor, que debe ser de todos.
Debemos seguir adelante. Recuperarnos en aquello en lo cual nos hemos retrasado, sanear lo que se ha deteriorado o desviado de su ruta y demostrar que sí es posible una Costa Rica muy productiva, equitativa y justa.
Debe continuar el proceso de maduración de nuestra democracia que no consiste únicamente en ir a las urnas cada cuatro años, sino en un ejercicio responsable de cumplimiento de deberes y disfrute de derechos.
Hemos vivido una campaña política inusual. Nuestro país pasó de un bipartidismo que condujo su destino durante varias décadas, a un multipartidismo demostrativo de una nueva conciencia ciudadana.
El fuerte sentimiento de inconformidad de la mayoría de la población, debería transformarse ahora en energía positiva para una sana participación en el estudio permanente de los principales problemas nacionales, a fin de encontrar, juntos, las mejores soluciones.
Un parlamento tan fraccionado como el que tendremos, no debería ser excusa para seguir demorando la aprobación, modificación o derogación de leyes en beneficio de nuestro progreso.
Por el contrario deberemos hacer uso de todas las capacidades para llegar a acuerdos en beneficio de todos.
Deben ser capaces de eso nuestros diputados. Y en algún eventual caso, incluso llegar a la opción de un referendo en el país para decidir algo para el bien común.
Ese proceso, el del referendo, debería ser legitimado como bueno para ciertas circunstancias, liberándolo de la niebla inconveniente que dejó un mal sabor en la ocasión anterior, a causa de indeseados procederes que nunca deberán repetirse.
Lo que más necesita Costa Rica hoy, es una actitud honesta y actuaciones que conduzcan a extender esa honestidad a todas las actividades. Esto es lo que permitirá un avance sin trabas ni desconfianzas.
Nada puede haber más potente para que un Gobierno lleve a feliz término sus planes y proyectos, que todo un pueblo apoyándolos.
¿Cómo lograr esto? Gobernando de cara a ese pueblo. Escuchando sus problemas, proponiendo soluciones que demuestren sus bondades en la práctica.
Un saludo de bienvenida y los mejores deseos para el nuevo Gobierno. Que su éxito constituya una superación para el país y para cada uno de sus habitantes.

Ver comentarios