Foto 1
La mujer tiene que saber lo que vale, empoderarse y dejar atrás estereotipos que algunas veces nosotras mismas nos construimos, dijo Alexandra Kissling, presidenta de la fundación Unidas para Crecer.
Enviar

Diversidad entrega un 35% más de retorno a empresas

Mujeres líderes mejoran productividad

Sin embargo, todavía hay brecha en desigualdad de género y salarial

Integrar a mujeres en puestos de decisión puede mejorar la productividad de la empresa.
Está comprobado que las empresas donde hay más diversidad en los puestos de liderazgo, reciben un 35% más del retorno de inversión, según un estudio de Fortune 500 para las compañías estadounidenses.
Superar los miedos, y estereotipos que una posición de liderazgo pueda suponer para una mujer, puede ser la clave del éxito para llegar a puestos de decisión dentro de una empresa.
Estos fueron algunos de los consejos brindados en el conversatorio “El liderazgo de una gran mujer: Elizabeth Odio Benito”, que giró en torno a ejemplificar a Odio como una de las mujeres que a pesar de las adversidades ha tenido una carrera exitosa.
La confianza, y conocer sus virtudes y debilidades son características esenciales que la mujer debe tener para lograr el éxito laboral.
Además el empoderamiento cumple como factor elemental, ya que para escalar en una organización una mujer tiene que dejar los prejuicios y estereotipos que la sociedad muchas veces perpetra.
Las compañías que han logrado potenciar en sus colaboradoras el liderazgo, han visto que las características personales que tienen ambos géneros, es símbolo de éxito empresarial.
Generalmente las mujeres son más analíticas, disciplinadas y ordenadas que los hombres, pero los varones lo complementan con el pragmatismo, la rapidez y la practicidad en la toma de decisiones primordiales.
Además la ayuda a través de mentoras o “couching” puede lograr un mejor desempeño en sus funciones, porque se descubre de qué formas pueden potenciar su potencial dentro de las compañías.
“Nuestro trabajo es descubrir el valor que cada una tiene, y focalizarlo no solo para dar réditos en las empresas sino dentro de su familia” dijo Alexandra Kissling, presidenta de la fundación Unidas para Crecer.
A pesar de los esfuerzos de muchas organizaciones a nivel nacional y mundial, todavía existe discriminación por género, pero ha tomado una nueva cara.
Hoy las mujeres en igualdad de condiciones laborales reciben una remuneración 37% menos que a los hombres, realizando las mismas tareas.
Asimismo persisten casos de violencia doméstica, y acoso sexual en los trabajos.
La desigualdad empieza desde la familia, si no se inculca a los niños y niñas un entorno equitativo, y de mismas condiciones, el problema de género seguirá existiendo en nuestra sociedad, explicó Elizabeth Odio, jueza de la Corte Penal Internacional.

Raquel Rodríguez
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios