Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 18 Septiembre, 2013

Además de retener y apoyar al talento nacional, hay que promover la llegada de extranjeros que introduzcan nuevas ideas y conceptos


El talento; factor clave del desarrollo

Las investigaciones de la Gallup en más de 100 países han revelado que el talento de los habitantes constituye la clave para lograr el desarrollo. Puede haber inversiones en proyectos importantes en distintos sectores, pero si no hay presencia de personas talentosas para ejecutar y administrarlos, no van a prosperar.
En contraste a sus vecinos centroamericanos del norte —Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua, que exportan a sus mejores talentos—Costa Rica ha demostrado una capacidad de retener y permitir florecer a sus jóvenes con habilidades y capacidades creativas.
Esto de ser el país más feliz del hemisferio tiene mucho de cierto; el bienestar es fundamental para estar contento y el país ha logrado crear un ambiente en ese sentido.
La “seguridad” en sus manifestaciones diversas es fundamental para crear un ambiente donde el talento brote. Por eso es vital que el gobierno logre reprimir la violencia que ha permeado ciertas áreas; donde hay cotidianamente asaltos, extorsiones, invasiones de hogares, y robo de vehículos, no hay interés de invertir y crear proyectos. Más bien, los que pueden, huyen. También tiene que existir seguridad jurídica, educativa y sanitaria.
Con todos sus problemas, vistos de adentro, Costa Rica ha avanzado bastante en estas áreas y es de esperar que el próximo gobierno mantenga y quizás aumente la lucha para fortalecer la seguridad.
Pero para lograr el desarrollo no es suficiente fomentar el talento nato; igual como en el caso de la agricultura, tiene que haber un proceso de fecundación cruzada para producir el mejor fruto. En ese sentido hay que introducir talento extranjero que interactúe con la cultura nacional para lograr un éxito país contundente.
Además de retener y apoyar al talento nacional, hay que promover la llegada de extranjeros que introduzcan nuevas ideas y conceptos. Aparentemente el “incesto intelectual” borra talentos.
En ese sentido, los controles excesivos a la llegada de extranjeros, como se ha promovido en años recientes, constituye un error estratégico que hay que corregir. El hecho de que, con la entrada a la Alianza del Pacífico, Costa Rica esté comprometida a eliminar visas para ciudadanos de los otros miembros —México, Colombia, Perú y Chile— es sumamente positivo.
En las encuestas que se realizan en los distintos países una de las preguntas que se usan para medir el ambiente para el talento es si el entrevistado “puede hacer lo que sabe realizar mejor todos los días”.
Un ingeniero que maneja taxi, o una bióloga que es cajera en una institución pública, son dos ejemplos de talentos que no se están desarrollando. Estas personas no pueden estar contentas y si no se resuelve su situación pueden tener interés de emigrar a un lugar donde sí puedan usar sus habilidades.
Les pregunto con respeto a los que leen esta columna— “¿Pudo usted hacer hoy lo que mejor sabe llevar a cabo?” Me imagino que la gran mayoría dirá que sí. A los que respondan negativamente, les sugiero buscar el cambio o, al contrario, emigrar.

Carlos Denton
[email protected]