Enviar
Sábado 4 Octubre, 2014

Más pronto de lo que nos imaginamos don Luis Guillermo va a tener que dejar a don Helio solo con el sombrero de vicepresidente


Dos sombreros, una sola cabeza

Cuando don Luis G. Solís le adiciona a don Helio Fallas, aparte de la función de vicepresidente por la cual fue sometido al escrutinio de los costarricenses, la otra función de ministro de Hacienda, me agradó mucho y sentí que fue un acierto valorando su formación profesional y la vasta experiencia que los años en la función pública le debían facilitar para el manejo de temas que en torno al déficit fiscal requiere este país.
Pero en los primeros meses a don Helio lo han acompañado una serie de desaciertos y contracciones, empezando por la justificación de la anulación del decreto de la anterior administración que prohibía la conciliación en materia de impuestos, posteriormente se vino el tema sobre la cantidad de jerarcas de instituciones públicas pagados por la UCR, el incumplimiento en el tema de bajar el precio de la luz y otros servicios públicos, la subestimación inicial de los alcances de la rebaja en la calificación de la firma Moody’s y las contradicciones en su vista al Banco Mundial, y sin dejar pasar por alto el hecho de que en campaña se dijo que no habría más impuestos sin antes revisar el gasto público, pocos meses después descartó esperar dos años para hacer la propuesta fiscal.


Pero la cosa no termina ahí, pese a que en campaña se anunció que había que entrarle fuerte al tema de los disparadores de gasto público, receta un aumento salarial que se estima que vía pluses se transformó hasta en un 10%, realizó una trasferencia de recursos a las universidades y manda a la asamblea legislativa un presupuesto que incrementa en un 19% al del año anterior, y que inicialmente se consideraba intocable pero ante la presión de los diputados resulta que al final sí hay posibilidad de una reducción importante que muchos consideran que la misma es un mero maquillaje y más una postergación de gastos.
Ante la comparecencia de don Helio Fallas en la Asamblea Legislativa para responder a preguntas sobre la situación fiscal y el presupuesto 2015, sentí vergüenza ajena con la manera con que respondía los cuestionamientos de los diputados de la oposición que llevaron a los diputados del PLN a solicitarle que se dedicara a tiempo completo a la primera vicepresidencia y dejando evidencia que maneja con más propiedad el tema del gasto don Ottón Solís que el mismo ministro de Hacienda.
Referencias de don Helio las tengo desde que fue ministro de Vivienda y luego como consultor internacional pasando por aquel infortunado accidente de aviación, y desde que fue nombrado como ministro he participado en charlas y conferencias que ha dado en diferentes foros, notándolo aparte de un prematuro cansancio, sin un plan real para atender la urgente necesidad de cerrar la brecha fiscal, presentando una serie de medidas que a nadie convence y efectivamente muy impreciso y evasivo a la hora de dar respuesta a las consultas de los participantes.
Considero y es mi apreciación, que más pronto de lo que nos imaginamos don Luis Guillermo va a tener que dejar a don Helio solo con el sombrero de vicepresidente y encargar a alguien con mayor “punch” en el urgente y delicado tema de las finanzas públicas.

Mynor Retana Cárdenas

Ingeniero

[email protected]