Enviar
Sábado 11 Octubre, 2014

La situación actual de la profesión de orientación es muy distinta a la de sus orígenes. El país ha cambiado


Cumplimos


Desde hace 50 años Costa Rica cuenta con la profesión de orientación. Quienes la ejercemos nos sentimos orgullos, pero también somos conscientes de la responsabilidad que esta profesión implica, porque acompañamos a las personas en la toma de decisiones clave para su vida, desde la escogencia de una profesión u ocupación, hasta cómo enfrentar un conflicto o como emprender un nuevo proyecto.
Por eso, es indispensable asumir con responsabilidad la actualización y capacitación permanentes. Con este objetivo, las y los orientadores del país y de otras regiones latinoamericanas nos reunimos los días 1, 2 y 3 de octubre.
En esas fechas se llevaron a cabo el Primer Congreso Nacional de Orientación “50 años de la Orientación en Costa Rica: Logros y desafíos” y el Primer Congreso Internacional de la Red Latinoamericana de Profesionales de la Orientación: “La Orientación en América Latina: En la búsqueda de nuevas perspectivas” en el Centro de Convenciones Herradura.
Asistieron 360 personas, se contó con conferencistas extranjeros y participaron, además de costarricenses, profesionales de Uruguay, Venezuela, Colombia, Chile, Estados Unidos y Ecuador.
Analizamos el acceso de estudiantes con discapacidad y necesidades educativas a la educación superior estatal, la experiencia de intervención con hombres que tienen VIH/SIDA, el trabajo sobre la resiliencia, que es la capacidad de las personas para sobreponerse a períodos de dolor emocional y situaciones adversas, los procesos de orientación desde la diversidad cultural y los derechos humanos de las comunidades indígenas y las zonas rurales, el derecho a la educación de las madres adolescentes y mucho más.
El papel de las y los profesionales en orientación es cada vez más relevante para las personas de todas las edades, porque la guía y el acompañamiento son necesarios para niños y niñas, adolescentes, jóvenes, personas adultas y adultas mayores.
Estos y estas profesionales realizan sus funciones en todos los niveles del sistema educativo, en el ámbito penitenciario, en organizaciones no gubernamentales, municipalidades y ejercicio privado.
La práctica profesional en cualquier ámbito que se desarrolle cumple con tres principios: el de prevención, se refiere a una acción orientadora proactiva, que se anticipe a la aparición de obstáculos que incidan de manera negativa en el desarrollo de la persona o que no le permitan superar las dificultades propias de la vida y las que se derivan de la relación con el entorno en que se desenvuelve.
Otro principio se centra en el desarrollo de la persona en todas sus dimensiones, y el tercero tiene que ver con la intervención social, significa una acción orientadora que tome en cuenta las condiciones ambientales y el contexto en que se desenvuelve la persona.
La situación actual de la profesión es muy distinta a la de sus orígenes, el país ha cambiado, una sociedad más grande y compleja obliga a que los y las profesionales en orientación recibamos todas las herramientas necesarias para cumplir de la mejor manera con nuestra labor.
El Congreso fue dedicado a las personas pioneras de la orientación en Costa Rica, en su representación, se seleccionó a dos personas visionarias que iniciaron el reto de formarse en esta nueva profesión en la Universidad de Costa Rica y de abrirle el camino en nuestra sociedad.

Carmen Frías

Presidenta Colegio de Profesionales en Orientación