Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



EDITORIAL


Consumo: ¿sostenible?

| Miércoles 11 julio, 2012




Hay factores que deben estudiarse para evitar un cambio desfavorable y propiciar un consumo sostenible

Consumo: ¿sostenible?

Estamos ante la buena noticia de que el consumo salva por el momento a la economía. Así lo informa este medio ayer.
Algunos costarricenses se sienten animados a adquirir deudas para vivienda o para compra de automóviles porque encuentran una buena oferta y atractivos intereses en los créditos en dólares, especialmente para quien cuenta con buena capacidad de pago y demuestra ser sujeto de crédito de acuerdo con las condiciones actuales de la banca.
Esto de momento genera un interesante crecimiento del mercado que causa satisfacción en los comerciantes y también trae sensación de felicidad a los consumidores que pueden hacer realidad sus deseos.
Sin embargo, será de gran importancia tomar en cuenta factores que podrían cambiar esta situación y tornarla en lo contrario. Esto, analizado a tiempo, ofrece siempre la posibilidad de tomar las medidas que se consideren necesarias para evitar un cambio desfavorable y propiciar un consumo sano y sostenible.
Nos referimos a que unas variantes en la economía estadounidense podrían elevar el valor de esa moneda, con lo cual comenzarían a notarse consecuencias a lo interno del país. El actual endeudamiento en divisa podría generar problemas a mediano plazo para quien no tomó en cuenta esa posibilidad al adquirir su crédito en dólares.
Pero existe otro factor, además, que debe ser estudiado no solo para medir su magnitud sino, principalmente, para tomar medidas tendientes a prevenir una posible crisis. Nos referimos a que una buena parte del consumo actual está basado en el uso del crédito.
Lo anterior ha generado un nuevo producto que ofrecer. Se trata de un crédito capaz de absorber las deudas unificándolas bajo un menor interés.
Sin duda, un tema para estudiar y actuar antes de que se torne en dolorosa crisis. Esta sería dura para el comercio, que vería de repente disminuir el estimulante consumo actual y muy dura para los que basaron su consumo en altos intereses.
Los márgenes de intermediación financiera juegan un gran papel para que los costos de los créditos no terminen provocando la asfixia en el consumo, el cual en este momento está sosteniendo la economía.