Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


Carbono neutral, sí se puede

Leiner Vargas [email protected] | Martes 28 febrero, 2012



Reflexiones
Carbono neutral, sí se puede


En un país donde los acuerdos nacionales son algo casi imposible de alcanzar y las fuerzas y partidos políticos han perdido su capacidad para aglutinar a los ciudadanos y sus ideas, resulta una osadía plantearse una meta ambiental de ser carbono neutral en el año 2021. Sin embargo, el aglutinar la voluntad nacional a un esfuerzo de esta naturaleza es quizás la única forma de que los costarricenses vayamos con la mirada al frente y todos empujando para el mismo lado de la carreta, como lo hemos hecho en nuestro histórico pasado.
Convertir la producción y adecuar el consumo a una economía baja en carbono es una meta totalmente viable si se articulan adecuadamente las políticas públicas, si se logra crear conciencia nacional de los impactos en el clima y, sobre todo, si se logra llegar al corazón de nuestra gente. Empero, un esfuerzo de dicha naturaleza debe motivar cambios sustantivos en nuestra forma de ver la economía, nuestra forma de consumir y nuestras prácticas productivas. El uso inteligente y racional de la energía, la modernización de nuestras redes eléctricas con elementos de inteligencia y gestión, la transformación de nuestros sistemas de transporte, fomentando el uso de medios colectivos como el TREM o los autobuses de dos vías, la transformación tecnológica a combustibles bajos en su huella de carbono, fomentando las ciclo vías y los vehículos a gas natural, eléctricos e híbridos para el transporte de buses, taxis y transporte privado.
Todo lo anterior pasa por políticas públicas que favorezcan las compras verdes de todo tipo de aparato que demande energía, favorezca con ahorros tributarios a las tecnologías de baja intensidad en carbono, motive y favorezca el reciclaje con normas técnicas a la producción e importación más estrictas en el campo ambiental. Se trata entonces de favorecer prácticas agrícolas nuevas, eliminar o reducir el uso de fertilizantes agrícolas con componentes químicos de alta huella de carbono. Favorecer prácticas de teletrabajo y uso de nuevas tecnologías para eliminar trámites personales en oficinas públicas, que pueden fácilmente sustituirse y realizarse por Internet. Estas son, entre tantas, algunas de las medidas que el país debe fomentar con urgencia.
Somos un país pequeño que ha dado al mundo grandes lecciones, eliminamos el ejército en medio de la guerra fría y le declaramos la paz al mundo cuando eso parecía una osadía, hemos sido capaces de crear programas exitosos como el pago de servicios ambientales y revertir nuestra deforestación galopante de los bosques, destinamos a la conservación casi una cuarta parte de nuestro territorio; construimos la seguridad social de mejor resultado del continente americano, estamos preparados para declararle la paz a nuestro clima y mostrarle al mundo que sí es posible vivir en paz con nuestros vecinos, con la naturaleza y con nuestro planeta. Carbono neutral, sí se puede.

Leiner Vargas Alfaro
[email protected]


NOTAS ANTERIORES


¡Los grandes contribuyentes!

Viernes 14 diciembre, 2018

Dicen los orientales que a los árboles más altos los golpea siempre más fuertemente el viento. Na...

2018: Balance planetario

Viernes 14 diciembre, 2018

Un país tan pequeño pero situado en una región geopolíticamente de primera magnitud como es Costa...

De la huelga y otros detalles

Viernes 14 diciembre, 2018

Por más de una década se discutió en Costa Rica la necesidad de avanzar en una reforma laboral qu...