Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



ÚLTIMA HORA


Aplicación ayuda a padres divorciados que discuten por el dinero

Bloomberg | Miércoles 17 febrero, 2016 12:00 am



Sheri Atwood es una emprendedora de Silicon Valley que excepcionalmente incluye en su discurso de venta detalles íntimos sobre su familia –a saber, cómo se disolvió. Dos veces.

“Mis padres tuvieron un divorcio espantoso”, dice esta ex ejecutiva de Symantec de 36 años. “Parecía que la única forma de comunicarse era ante la justicia –y cuando se trataba de dinero”.

Años más tarde, su propio divorcio y el hecho de que el dinero se convirtiera posteriormente en un leitmotiv constante, le dieron la idea de SupportPay. La aplicación ayuda a los padres a dividir los costos de crianza de los hijos y a revisar los gastos productivamente cuando no se ponen de acuerdo en vez de aclarar las cosas en el jardín de entrada.

Divorciada apenas nacida su hija de 12 años, Atwood recuerda que hasta las cuestiones de dinero más nimias afectaban los acuerdos con su ex marido. La escuela de su hija deduce multas para los padres cuyos hijos no son recogidos en horario –$5 por cada cinco minutos pasados de las 18:00 horas y otros $5 por cada minuto de retraso después de las 18:15. Si bien la enseñanza es responsabilidad suya, recoger a su hija no. El costo de un exceso de arribos tardíos, así como otros incidentes, enseguida podía volverse exasperante, dice.

Con SupportPay, los padres pueden subir un recibo, enviarle una factura a su ex y “no tener que mantener nunca una conversación”, dice Atwood. La aplicación está pensada para evitar el resentimiento que puede ir acumulándose silenciosamente entre los padres divorciados que de lo contrario estarían en la misma frecuencia de onda, por lo menos en lo que a sus hijos respecta.

Los acuerdos de cuota alimentaria normalmente requieren que un padre pague al otro una cantidad establecida –en general dos veces al mes- para artículos básicos como comida, ropa y techo. SupportPay puede gestionar automáticamente esos pagos por PayPal. Los convenios legales suelen exigir a los padres repartir los costos adicionales, desde las actividades extracurriculares y la salud hasta los gastos médicos, conforme se presentan. Esto genera el máximo nivel de conflicto: ¿El pequeño Liam necesita realmente un profesor de matemática? ¿Su colonia de fútbol de verano vale realmente $700 por semana?

Es cierto que un juez tiene la última palabra, pero la aplicación está pensada para evitar que esas disputas comunes lleguen tan lejos. Permite a los padres discutir los gastos antes de pagarlos, aunque tienen que aportar razones y proponer alternativas. Olivia Haugher, que es madre de tres hijos y utiliza SupportPay, dice que su ex marido usa la función ‘disputa’, pero que el problema “generalmente se resuelve”. Afirma que él objetó una factura por el viaje escolar de su hijo de 17 años a Costa Rica. Habían acordado dividir el costo pero terminó siendo mayor de lo que ella había calculado. En cuanto utilizó la aplicación para explicar las razones –su hijo tuvo que gastar dinero y un estipendio para su familia patrocinadora- su ex envió el dinero.

La aplicación impide que se produzcan estas peleas cerca de los hijos, dijo Haugher –y pone fin a la frustración cuando alguno olvida su talonario de cheques o pasa por alto un correo electrónico. “Básicamente, nos ha ayudado a comunicarnos mejor”, dice. Y gracias a que puede enviar cuentas y otra información detallada mediante la aplicación, “él toma conciencia de lo caros que resultan los chicos”.

Cuando los padres no pagan la cuota alimentaria, “en general no tiene que ver con el dinero”, dice Ryan Falvey, director ejecutivo en el Centro de Innovación de Servicios Financieros. El año pasado, esta organización sin fines de lucro con sede en Chicago dio como ganadora a SupportPay en una competencia entre servicios digitales que ayudan a las familias de ingresos bajos y medios a manejar sus finanzas. En cuanto a la cuota alimentaria, Falvey dice que los padres en general sólo quieren saber dónde va el dinero para asegurarse de que les llega a sus hijos. “Es aquí donde la tecnología puede resolver muy bien las cosas, simplemente conectando a la información”, dice.

Lanzada hace dos años, SupportPay contaba en enero con 36 mil padres usuarios, en comparación con 12 mil en marzo de 2015. Actualmente es el único producto en Ittavi Inc., con sede en Santa Clara, California, que tiene nueve empleados de tiempo completo y cuatro contratistas. La compañía, que este año prevé envíos de ex parejas por $900 millones a través de su plataforma, se creó con $3 millones de capital semilla proveniente de firmas de capital riesgo entre las que se cuentan Draper Associates, Salesforce, Aspect Ventures y Fenway Summer Ventures. Actualmente recauda $5 millones en financiamiento de serie A destinado a sostener a la empresa hasta que sea rentable, dijo Atwood, que es la máxima responsable ejecutiva.

SupportPay era gratis hasta septiembre, cuando comenzó a cobrar. Alrededor de 23% de los usuarios optaron por pagar versiones de nivel superior a partir de $120 anuales, dice la empresa. Pagar esa cantidad les permite discutir los gastos de un ex y almacenar los registros a largo plazo. Otros $36 al año dan a los usuarios la versión “legal”, que les permite poner los registros a disposición de abogados especializados en divorcios o mediadores. Una versión “lite” que guarda los registros sólo por seis meses continúa siendo gratis.

Los registros son cruciales si las parejas divorciadas vuelven a terminar ante la justicia. Quienes pagan la cuota alimentaria deben estar en condiciones de probar que realizaron cada pago requerido o los jueces pueden exigir que se pongan al día o incluso embargarles el salario, dice Derek Austin, abogado especialista en divorcios en Austin Plate en San José, California, que ha asesorado a SupportPay.

SupportPay espera integrarse a la infraestructura judicial para divorcios, siendo incluida como parte de los acuerdos por cuota alimentaria. La empresa desarrolló con ese objetivo una “red legal familiar” de más de 3.200 abogados especializados en divorcios, mediadores, jueces y asesores financieros, en comparación con 500 en marzo. Austin elogia la aplicación por ser una alternativa menos dura que el embargo del salario, pero que de todos modos garantiza que el dinero llegue a tiempo. “Cuando las personas han tenido una relación y dejan de tenerla, entregar dinero puede resultar muy difícil”, dice Austin. “Yo la utilizo como una herramienta para manejar las relaciones”.

De todos modos, para muchas parejas divorciadas, SupportPay es menos una manera de resolver disputas que una herramienta para organizar las vidas complicadas por un fracaso matrimonial. Andrew Williams, padre de cuatro hijos, oriundo de Modesto, California, se lleva bien con su ex mujer pero usa SupportPay para almacenar y organizar todo lo que comparten, como por ejemplo su acuerdo de divorcio y las libretas de calificaciones y las notas escolares de sus hijos. “Ahora está todo centralizado”, dice. “No hay por qué preocuparse de perder un archivo”, como podría haber ocurrido cuando la computadora de su esposa sufrió un desperfecto hace poco.

Atwood dice que SupportPay está pensada para que los padres puedan compartir lo que quieran, mucho o poco, con sus ex. Una mejora proyectada ofrecería a los padres una forma más fácil de ahorrar juntos, conectando cuentas financieras a SupportPay pero compartiendo sólo determinados detalles. “¿Cómo pueden ahorrar juntos para la universidad cuando ya no se quieren?”, pregunta Atwood.

Williams dice que continuará siendo cliente de SupportPay aun después de julio, cuando su hijo menor cumple 18 y terminan sus pagos de cuota alimentaria. Con su ex seguirán compartiendo el costo de los perros de la familia –un Pug de nueve años y un ovejero alemán de cinco que viven con él.