Enviar

Es preferible dar oportunidad a que la empresa y el Gobierno lleguen a un acuerdo satisfactorio para todos, sobre la carretera San José - San Ramón, que cerrar las puertas a ello


Renegociar la concesión sería la tónica

No parece que sea lo más conveniente negar la posibilidad de que se llegue a una nueva negociación, entre el Gobierno y la empresa brasileña OAS, para que se puedan llevar a cabo la ampliación y mejoras que requiere la carretera San José - San Ramón de modo razonable y conveniente, tanto para los usuarios como para la empresa.
Es preferible dar oportunidad a que ambos actores (empresa y Gobierno) lleguen a un acuerdo satisfactorio para todos (incluidas las comunidades hoy en desacuerdo), que cerrar las puertas a ello.
De hecho no hay en el panorama por ahora otra empresa dispuesta a realizar dicha obra en condiciones aceptables y el país necesita mucho avanzar en infraestructura vial, bien hecha, a precios justos, lo cual es perfectamente posible de lograr mediante el modelo de concesión si el proceso se lleva a cabo correctamente, con transparencia y en beneficio de todos.
Tampoco tenemos mucha confianza de que el Estado pueda realizar una obra moderna y duradera, con un presupuesto razonable, ni mucho menos darle mantenimiento a largo plazo.
Otra razón de mucho peso para dar un compás de espera en aras de una nueva negociación de las partes, es el alto monto que el país (es decir todos nosotros), deberíamos pagar a OAS como indemnización por la cancelación del contrato, si así sucediera y la empresa lo solicitara.
De hecho, OAS en conversaciones con LA REPÚBLICA, se ha mostrado anuente a analizar un compromiso que permitiría al proyecto seguir adelante.
Costa Rica necesita mucho, evidentemente, de un sector público capaz de llevar adelante al país no solo en materia de infraestructura, sino en general, sin que surjan problemas como los que han venido impidiendo desde hace ya muchos años un avance serio, bien planeado a partir de consensos previos.
En el caso concreto de la vía San José - San Ramón, si se han dado fallas importantes, ya sea por incapacidad, voluntad, falta de transparencia oportuna, entre otros eventuales factores, deben enfrentarse con seriedad y corregirse.
De hecho, una tarea impostergable ya, es la tan esperada reestructuración del aparato estatal para que opere con eficiencia y en tamaño adecuado.
No obstante, la coyuntura actual en el caso de la Ruta Uno, ya está frente a nosotros y se debe buscar un compromiso, más allá de que el contrato no haya sido bien estudiado y negociado en su oportunidad.


Ver comentarios