Enviar

Albor de Banca para el Desarrollo

Gran atino tuvo don Pedro Muñoz en su artículo “Banca para el Desarrollo (SBD)”, publicado en el diario LA REPUBLICA el jueves 3 de mayo del año en curso, cuando afirmó que la Banca para el Desarrollo es fundamental para Costa Rica. Pero los comentarios de don Pedro contienen afirmaciones que, lejos de iluminar, inducen a error al lector.
Para enriquecer la discusión y buscar la meridiana en torno a los tópicos exaltados por Muñoz, es justo aclarar que la tasa de interés que se utiliza en las operaciones de crédito del SBD es la Tasa de Desarrollo, la cual no se fija por ley como indicó Muñoz. Este rédito se construyó considerando las condiciones del mercado costarricense, la sostenibilidad a largo plazo del SBD y valorando que sea un interés asequible para los beneficiarios del Sistema sin caer en tasas subsidiadas.
La Tasa de Desarrollo —definida a partir de criterios técnicos, cálculos econométricos y aprobada por el Consejo Rector del SBD—, hoy se ubica en el 7,25% (al operador financiero), siendo menor en 2,75 puntos porcentuales (p.p.) a la tasa de referencia de las operaciones activas del Sistema Financiero Nacional: la Tasa Básica Pasiva se ubica en un 10% y que ha demostrado ser volátil.
Por el contrario, la Tasa de Desarrollo se ha comportado estable en el tiempo. Los 16 operadores financieros que en este momento canalizan recursos del SBD tienen un margen máximo de 5 p.p. al beneficiario final, es decir, a las mipymes, que obtienen un crédito al 12,25%, que es un interés atractivo en comparación de las tasas del mercado que se ubican entre 14% y 24% para actividades productivas.
En torno al segundo tópico, el Peaje Bancario (17% de las captaciones del público menores a 30 días que realizan los bancos privados) o Fondo de Crédito para el Desarrollo (FCD), el señor Muñoz resalta los problemas de calce de plazos que presenta este fondo, además es únicamente para el FCD que la ley impone la tasa de interés. Sin embargo, los problemas de canalización de estos recursos ha sido un tema intrínseco al Peaje desde su génesis, el cual, data desde la apertura del mercado de cuentas corrientes y no desde la creación del SBD.
Para el caso de los avales, su desafortunada oración está muy alejada de la realidad. Si bien, el Banco Nacional es uno de los principales usuarios de esta herramienta, el Banco de Costa Rica, Popular y Bancrédito también los utilizan.
La conclusión a la que llega en su artículo el señor Muñoz es el mayor yerro pero a la vez me permite enmendarle: el SBD no nació muerto, ni lo está. Por el contrario, ha permitido la inclusión financiera de una porción importante de la población marginada de este país ya sea vía crédito o por avales.
Este Sistema contribuyó a recuperar regiones del país golpeadas por catástrofes naturales como Cinchona y zonas vecinas. Para miles de costarricenses que han visto la posibilidad de hacer realidad sus sueños gracias al apoyo del SBD, el Sistema está vivo.

Miguel Aguiar
Director Sistema de Banca para el Desarrollo