Enviar
Presidente y gerente de entidad enfrentados por reelección de este último
Bancrédito en conflicto por gerencia
Empleados deciden este sábado si van a paro para presionar resolución de rencilla

El Banco Crédito Agrícola de Cartago (Bancrédito) está en una encrucijada por el nombramiento del gerente general.
Thelvin Cabezas, presidente de la junta directiva de la entidad, está abiertamente en contra de la continuidad del actual jerarca Guillermo Quesada, pues aduce que tiene impedimento legal para ejercer el cargo.
Mientras, este manifiesta su interés en seguir su labor; su nombramiento vence el próximo lunes.
La junta directiva votó, durante esta semana, la reelección del gerente, pero no hubo acuerdo. Este martes se reúnen de nuevo.
El argumento de Cabezas es que la ley bancaria impide que un gerente o directivo de un banco trabaje en otro.
Este sería el caso de Quesada, quien llegó a Bancrédito, en 2006, procedente del Banco de Costa Rica donde tiene un puesto de director. El pidió un permiso sin goce de salario para poder asumir la gerencia.
“El (Quesada) sugiere que se haga un traslado entre bancos que es prohibido para directores, y que se le nombre como asesor pero teniendo funciones de gerente y con un salario al mes de ¢7 millones”, afirma Cabezas.
El actual gerente dice que un pronunciamiento de la Contraloría permite el paso de un banco a otro, mientras no haya doble salario.
“Esto tiene que ser un proceso transparente, donde hay leyes de por medio. En el caso salarial un estudio determinó que el 91% de los trabajadores está por debajo de los salarios de mercado de la banca”, explica Quesada.
El tercer componente son los trabajadores, quienes en un 80% apoyan la gestión de Quesada y denuncian intromisión política en la designación de la gerencia.
La Unión de Empleados de Bancrédito decide este sábado si realiza un paro de labores a partir de la próxima semana como medida de presión, confirma Francisco Abarca, secretario de la agrupación.
El apoyo al actual gerente está fundamentado en la mejora del patrimonio de Bancrédito, en el crecimiento de las utilidades y la bajada de la morosidad.
Aunque la entidad está en litigio con el Ministerio de Hacienda por el pago del impuesto de la renta sobre las utilidades.
Quesada explicó que esta semana pagaron ¢1.800 millones del periodo 2001-2005 y que ha reservado otros ¢1.500 millones para la cancelación del gravamen de 2005 hasta la actualidad.

Oscar Rodríguez
[email protected]
Ver comentarios