Enviar
Proteccionismo en Mercosur inquieta a Uruguay

El presidente de Uruguay, José Mujica, visitará hoy a su homóloga brasileña, Dilma Rousseff, con quien discutirá las trabas comerciales surgidas en el Mercosur, al calor de la crisis y posibles fórmulas para reducir el impacto en la economía de su país.
Mujica llegará a la capital brasileña, donde sólo permanecerá unas siete horas, según la agenda oficial difundida por el Ministerio de Relaciones Exteriores uruguayo.
Durante esa breve estancia, tendrá una entrevista de trabajo con Rousseff, con quien además compartirá un almuerzo en el Palacio de Itamaraty, sede de la cancillería brasileña, y dará una declaración a la prensa.
Según fuentes oficiales uruguayas, Mujica viajará acompañado por sus ministros de Relaciones Exteriores, Luis Almagro; de Economía y Finanzas, Fernando Lorenzo, y Energía y Minería, Roberto Kreimerman.
Además, también estarán con Mujica el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Gabriel Frugoni, y el viceministro de Economía y Finanzas, Luis Porto.
Fuentes diplomáticas adelantaron a EFE que uno de los asuntos de mayor interés para Mujica en la reunión que sostendrá con Rousseff es el “creciente proteccionismo” en el Mercosur, bloque que Brasil y Uruguay integran con Argentina y Paraguay.
En los últimos meses, como respuesta a los impactos de la crisis mundial, Brasil y Argentina, las dos mayores economías del Mercosur, han adoptado diversas medidas tarifarias o no tarifarias dirigidas a proteger a sus industrias que han afectado directamente a los socios menores.
Asimismo, han anunciado programas de incentivos a sus industrias que acaban teniendo impacto regional, como uno presentado por Brasil, que redujo impuestos para sectores productivos que han perdido competitividad por la crisis global.
Uruguay tuvo ya este año algunas dificultades con Brasil, sobre todo por unas medidas restrictivas que el Gobierno de Rousseff dictó sobre las importaciones de vehículos, pero las solucionó con rapidez y el comercio bilateral mantiene un flujo importante.
Brasil se mantiene como el principal destino de las exportaciones uruguayas, que en el primer trimestre de este año totalizaron unos $412 millones.
Si en la relación bilateral con Brasil los problemas se han ido superando, diferente es el caso de Uruguay con Argentina, país que también ha impuesto diversas barreras al comercio que aún impactan en el seno del Mercosur.
Como consecuencia de ese impacto, las exportaciones uruguayas hacia Argentina han caído en forma sostenida durante los últimos meses. Solamente en marzo retrocedieron un 3,77%.
En junio próximo, Brasil recibirá de Argentina la presidencia rotativa del bloque que ambos países integran junto con Uruguay y Paraguay, por lo que “es obvio” que las restricciones que impone Buenos Aires, que también protesta Brasilia, serán discutidas por Rousseff y Mujica, dijo a EFE un diplomática brasileño.
En lo estrictamente bilateral, los mandatarios deberán analizar diversos proyectos conjuntos en el sector energético, tecnológico, naval y de infraestructura, sobre todo en las áreas fronterizas.
Asimismo, será discutido el estado de iniciativas conjuntas que avanzan tanto en lo bilateral como en el marco de Mercosur y apuntan a la integración de las cadenas productivas en diversos sectores de la industria.

Brasilia/EFE
Ver comentarios