Enviar
Canciller Enrique Castillo defiende camino fronterizo y descalifica críticas
“Nicaragua ya no tiene con qué chantajearnos”

Costa Rica ignorará denuncia del vecino del norte ante Corte Centroamericana de Justicia

Aunque su construcción genera “roncha” en Nicaragua y en algunas organizaciones costarricenses, el canciller Enrique Castillo defiende el camino que se construye en la frontera norte del país, aledaño al río San Juan.
Resaltando que a partir de ahora el gobierno de Daniel Ortega no tiene cómo chantajear al país, pues con la carretera se puede acceder a los pueblos limítrofes sin necesidad de navegar por el cauce nicaragüense.
El lunes, Castillo le concedió una entrevista a LA REPUBLICA, minutos antes de que Gilberth Calderón, procurador de la Etica, acudiera a su despacho a entregarle el informe de la investigación hecha por 48 nombramientos irregulares durante el periodo de su antecesor René Castro.
Sin embargo, el encuentro con el jefe de la diplomacia nacional debió suspenderse al menos por cinco minutos, debido a la urgencia que tenía la presidenta Laura Chinchilla por hablar con él.

¿Cómo califica el recurso de amparo que acogió la Sala IV en contra del camino fronterizo?

Hace su trabajo, cumple su función, no hay ninguna queja. Pero en lo que sí hay comentarios que hacer es en la actitud de ciudadanos costarricenses que se prestan al juego de Nicaragua enturbiando la construcción del camino.
La acción es precipitada y fuera de lugar, no estamos hablando de una autopista con todas las normas para que estén haciendo reclamos de acceso para discapacitados, es un simple camino rústico.

A su juicio, ¿esas personas están en contra del país?

Hay ticos poco patriotas. Hay un trastoque de valores, tanto estas personas como las organizaciones que presentaron el recurso de amparo y algunos ambientalistas costarricenses tienen los valores invertidos. No tienen claro cuál es la escala de valores, en este asunto el valor principal es la soberanía y la integridad territorial, de qué nos sirven actitudes ambientalistas, cuando estamos expuestos a que nos despojen de nuestros terrenos.
Qué vamos a ganar evitando cortar un árbol a la orilla del río si al final esa zona se la puede llevar Nicaragua. Además, dónde estaban estas personas cuando Nicaragua devastó isla Portillo y realizó el canal artificial. Este es un juego hipócrita de doble discurso, porque se le está haciendo el juego al gobierno de Nicaragua.

¿A cuál juego se refiere?

El Gobierno nicaragüense está molesto con saber que tenemos un camino que nos permite proteger y patrullar la zona, y que además cada vez que ellos nos den problemas para navegarlo, como suelen hacerlo, nosotros tenemos nuestro camino. Nicaragua ya no tiene con qué chantajearnos.

¿Cuál es la base jurídica para defender las obras en la frontera?

El decreto de emergencia, no hay que olvidar que la agresión nicaragüense está activa, tienen gente en isla Portillo, constituyeron un pelotón de 500 soldados que están recorriendo la zona fronteriza y siguen haciendo manifestaciones agresivas en contra de Costa Rica. Estamos en medio de la presión y este decreto permite medidas urgentes, no vamos a esperar 30 años para construir el camino, como ocurrió con la carretera a Caldera.

¿La constante agresión que menciona puede elevar el conflicto a las armas?

No creo que el gobierno nicaragüense llegue a este extremo, espero que no haya necesidad, Costa Rica es un país desarmado y no puede entrar en guerra, materialmente está impedido. Pero, desde que ocurrió la invasión tenemos una actitud muy firme en defensa de la frontera y nos defenderemos acudiendo al derecho internacional. Aunque tampoco está descartado que si se vuelve a pretender violar el territorio nacional nosotros respondamos a la altura.

¿Cómo a la altura?

Con la policía; la policía además de velar por el orden público, tiene la función de defender al país en una situación como esta. Con el camino ahora vamos a tener presencia policial en la frontera y eso es más que suficiente para que las cosas se mantengan en su lugar.

Envió una carta a la ONU denunciando una supuesta difamación por parte del gobierno de Nicaragua, ¿tuvo respuesta?

No hemos recibido una respuesta y no la esperamos, es simplemente para que las Naciones Unidas y el Consejo de Seguridad tomen nota de la conducta indebida de Nicaragua, en previsión de que haya un momento en que tengamos que acudir a ellos.

Nicaragua denunció al país ante la Corte Centroamericana, ¿qué peso puede tener esta acción?

No estamos enterados de cómo va este proceso, ni nos interesa, no reconocemos a la Corte e ignoramos todo lo que haga. La Corte no tiene nada que ver con nosotros, para nosotros no existe.

¿Cuál es la intención de acudir a una Corte que Costa Rica no reconoce?

Nicaragua lo que quiere es hacer ruido, desprestigiarnos, tener un foro más para vociferar en contra nuestra, es una caja de resonancia, por eso fueron también a la Unesco, que no tiene nada que ver, y acuden a Ramsar cuando no hay ninguna zona protegida donde está el camino.

¿Qué nos espera el próximo año con el conflicto?

Dependerá de Nicaragua y como se conduzcan. Aunque, mientras sigan ocupando isla Portillo, el Gobierno costarricense no va a estar quieto.

¿Cuál será el eje de la política exterior costarricense?

Estamos mirando hacia Asia y el Pacífico, tanto para el intercambio comercial como político, es el cuadro que nos falta en el panorama mundial.

Desde hace muchos años Costa Rica quiere ser miembro de la APEC, ¿se ha avanzado en este camino?

Seguimos siendo miembros observadores, pero hay otros pasos intermedios a los que podíamos tener acceso; se habla de una especie de alianza entre miembros de la APEC y otros que no son miembros, nosotros podríamos tener un entronque con algo muy relacionado con la APEC, mientras seguimos haciendo fila.

¿En Oriente Medio cómo está la situación?

La embajada en Qatar va a ser concurrente para atender a Egipto.

¿Se incrementará la presencia diplomática en Oriente Medio y Asia Pacífico?

Tenemos un consulado en Australia que vamos a convertir en embajada de aquí a un año y medio o dos años. En Singapur tenemos presencia, pero queremos elevarle el nivel nombrando un embajador. Tenemos representación en la zona, no podemos tener más embajadas porque no tenemos más recursos.

¿Qué aspectos se han visto relegados por el conflicto con Nicaragua?

Reforzar nuestras relaciones con América Central, el Caribe y Sudamérica. Necesitamos tener más protagonismo en Centroamérica y participar activamente en los proyectos del SICA, que tienden a la integración, pero también al desarrollo.

A lo interno de la cancillería, ¿cómo van los concursos para normalizar los nombramientos?

Por el momento el concurso iba muy bien, pero hubo una apelación ante el Contencioso Administrativo y una apelación en la Procuraduría, y el proceso está suspendido hasta que no se resuelvan las apelaciones.

Natasha Cambronero
[email protected]


Ver comentarios