Viernes 15 de Noviembre, 2013
RumboPais

José María Villalta, candidato del Frente Amplio

“Los neoliberales nos corrieron a la izquierda”

Diputado apuesta por cambio radical en forma de gobernar

Conseguir un rato para hablar con José María Villalta, candidato presidencial del Frente Amplio, ya no es tan sencillo como cuando solamente era diputado, mucho menos en la semana en que su partido se tambalea con el caso de Jorge Arguedas.
Su oficina parece montada para un spot de campaña, en donde vemos un escritorio inundado de papeles, trajes guindados en las sillas y, en medio de esa escena, el candidato, con las mangas arrolladas y caminando de un lado a otro, enfrentando las presiones de ser uno de los opositores más fuertes en el camino de Johnny Araya.
Sin titubear, Villalta destaca las enseñanzas del catolicismo en su vida, pero se confiesa agnóstico. De prejuicios, mentiras, izquierda y derecha, Villalta habló con LA REPÚBLICA.

¿El cambio que ofrece el Frente Amplio es radical?
Sí es un cambio radical, porque busca abordar desde la raíz los problemas que tienen a Costa Rica postrada. Hay una clara ruptura con las políticas neoliberales que nos han impuesto en los últimos 30 años. Queremos despertar de la larga noche neoliberal, no vamos a seguir aplicando la receta del consenso de Washington.

Piza dice que los cambios radicales nunca funcionan...
No sé qué quiere decir con esa frase, es muy ambigua. Abolir la esclavitud fue un cambio radical, dar el voto a las mujeres lo fue, crear la Caja fue un cambio radical, ¡los trabajadores se morían en las cunetas! Todo depende de lo que entendamos por un cambio radical.

Hablemos de etiquetas. A usted y a su partido los describen como socialistas, comunistas y hasta de “chancletudos”, ¿en dónde ubicamos a Villalta y al Frente Amplio?
Somos un partido socialista, democrático, ecologista y feminista, que promueve los derechos humanos. No me gusta usar las etiquetas, la gente asocia ciertos conceptos con prejuicios de la Guerra Fría.

¿Está Costa Rica preparada para que gobierne la izquierda?
Lo hemos tenido en el pasado. Los mayores avances de Costa Rica han sido inspirados por políticas socialistas. Ahora al presidente Obama lo están acusando de comunista por pretender aprobar una reforma de salud que no le llega ni a los tobillos a la Caja.

¿Se ha querido explotar el miedo al comunismo como arma?
Sí, pero cada vez les funciona menos. La población está cambiando, cada vez hay más gente joven que vive las injusticias de hoy, que no vivió las etiquetas de la Guerra Fría.
No es que nosotros nos corrimos a la izquierda, es que los que nos han gobernado corrieron el centro para la derecha, entonces todos los que creemos en un equilibrio y en una justa distribución de la riqueza quedamos en la izquierda. Cualquiera que quiera recuperar los valores de la democracia económica y un modelo solidario e incluyente, está hoy “a la izquierda”.

Otto Guevara dice que el modelo suyo es empobrecedor, ¿por qué?
No es así, Costa Rica cuando más logró superar la pobreza fue cuando impulsó las garantías sociales. La diferencia entre Johnny Araya y Otto Guevara es que Johnny está más preocupado por los negocios de sus amigotes y Otto quiere hacerlo más rápido y directo. Los dos quieren privatizar, uno lo hace camufladamente y otro más descaradamente.

¿Eliminaría algunos TLC?
No se pueden quitar de la noche a la mañana, porque muchos sectores quedaron amarrados a esa única posibilidad. Perú, Colombia y Panamá renovaron en algunos puntos, ¿por qué nosotros no podemos? No podemos seguir negociando TLC a lo loco, tenemos que blindarnos ante algunas amenazas de los tratados.

¿Qué les dice a quienes afirman que en un eventual gobierno suyo habrá escasez de recursos como en Venezuela?
Eso no tiene ni pies ni cabeza. Nosotros queremos diversificar la producción alimentaria, tener mayor capacidad de abastecimiento. Nuestro modelo más bien es de reactivación productiva.

¿Se considera usted un político que habla con la verdad, alejado de respuestas políticamente correctas o populistas?
Mi tendencia es hablar sin pelos en la lengua, decir las cosas como son, sin cálculo político y trato de hacerlo bastante transparente. Parte de mi éxito electoral se debe a que  la gente le gusta eso, sin estar con la calculadora electoral.

Otro medio le preguntó si usted era católico, pero usted solo habló de su formación. ¿Cómo se define usted?
Si tuviera que definirme, sería más agnóstico. No soy ateo, no niego la existencia de Dios, creo que existe una fuerza superior que está ahí, pero también creo que los seres humanos somos los únicos responsables de nuestras acciones acá. Dios no interviene guiando o controlando nuestras vidas.

Usted fue formado en un hogar católico pero no parece muy convencido...
Fui criado en un hogar católico que me inculcó los valores de respeto y solidaridad que llevo muy arraigados, pero no comparto algunas políticas que pueden generar discriminación hacia algunos colectivos como las mujeres o hacia las personas sexualmente diversas.

En otro tema, ¿deja muy tocado al Frente Amplio toda la polémica en torno a Jorge Arguedas?
Ha salido fortalecido. No nos podíamos permitir ser incoherentes. Tapar el caso de Jorge Arguedas nos hubiera hundido. Pronunciarnos como lo hicimos fue justo y necesario.

¿Se dieron cuenta muy tarde?
Nos dimos cuenta tarde, justo después de ratificar a Arguedas llegó una información anónima y sin pruebas. Jorge negó todo y nos escondió algunas cosas, costó conseguir el expediente luego. Cuando tuvimos certeza de la sentencia de violencia doméstica ya había sido ratificado, nos obligó a pedirle la renuncia. Lo más fácil hubiera sido hacernos los locos.

¿Cómo vislumbra el día de una hipotética victoria electoral?
El día con el que yo sueño más es en el que termino mi mandato. Me gustaría que fuera un día de reconocimiento y de alegría igual al de mi inicio. Mi sueño es terminar mi mandato y haber hecho las cosas tan bien que nuestro pueblo todavía tenga ganas de celebrar.

Luis Fernando Cascante
lcascante@larepublica.net
@La_Republica


 

Comentarios Comentarios del Blog
Columnas mas leidas
Ana Eugenia Romero Jenkins - Foro
Derecho de respuesta

En relación con la nota publicada por el periódico LA REPÚBLICA, el 24 de marzo del presente año, en la sección “La Machaca”, la Corte Suprema de Justicia

Juan Cristóbal Torchia Núñez - Foro
La obsesión fotovoltaica

En el sector industrial y comercial, el panel fotovoltaico debería ser la última parte en el proceso de ahorro de energía. El primer paso es realizar medidas

Iván Villalobos Alpízar - Foro
La revolución de Ottón

Es iluso partir de la premisa de la buena voluntad y el compromiso con el “bien común” de los burócratas