¿Energéticamente pobre?


En una conferencia internacional en Florida International University llamada “Latin America’s Energy Future”, uno de los temas de discusión fue la situación de los países energéticamente ricos (“The Haves”, “Los que tienen”) y de los países energéticamente pobres (“The Have Nots”, “Los que no tienen”), que son importadores netos de petróleo. Entre los países considerados energéticamente pobres se ubicó a los países de Centroamérica.
Varios panelistas sugirieron ubicar a aquellos países que están haciendo esfuerzos para modificar significativamente su matriz energética (“energy mix”), tanto en su composición como en su origen, en una categoría llamada “The Have Maybes” (“Los que tal vez tienen”).
Muchos países están realizando esfuerzos para aumentar el desarrollo integral de su riqueza energética, incluyendo el gas natural. Este combustible se ha convertido en una prioridad mundial porque es la única opción real escalable que existe hoy en día para sustituir petróleo importado. El gas natural ha adquirido una importancia capital en el siglo XXI porque se ha convertido en la fuente de energía que asegurará la transición entre la Era del Petróleo y la Era de los Gases Energéticos. Lo anterior debido a que es mucho más barato que el petróleo y muchas otras fuentes de energía y que es ambientalmente mucho más amigable que el petróleo.
Costa Rica se encuentra en el grupo de países energéticamente pobres porque solo produce una tercera parte de la energía que consume e importa las dos terceras partes. Esta relación se ha mantenido así por varias décadas. Con base en la información actualmente disponible, no se prevé en el futuro ninguna modificación significativa de esta altísima dependencia energética (petrolera) del exterior. En términos absolutos, y de acuerdo con las proyecciones de RECOPE y del Gobierno, el consumo de petróleo importado continuará creciendo.
El país ha hecho esfuerzos en el desarrollo de las fuentes nacionales de energía, pero este esfuerzo no se ha dado en las fuentes de energía que pueden sustituir el petróleo importado. Por esta razón la dependencia energética del exterior se ha mantenido en términos relativos en un promedio del 66% durante décadas y las importaciones de petróleo han venido creciendo aceleradamente.
Costa Rica no está visualizando hacer esfuerzos para investigar, y eventualmente desarrollar, el potencial energético del subsuelo en sus cuencas sedimentarias, incluyendo el gas natural, razón por la cual las importaciones de petróleo van a continuar aumentando, al igual que las emisiones al ambiente, con las vulnerabilidades y consecuencias que ello tiene.
El último esfuerzo para investigar este potencial se dio en la década de los 80 durante los Gobiernos de don Rodrigo Carazo, don Luis Alberto Monge y don Oscar Arias, donde se descubrió un interesante potencial. Hay que renovar estos esfuerzos para investigar más y eventualmente explotar nuestros propios recursos energéticos para pasar de “Energy Have Not” a “Energy Have Maybe” y eventualmente a “Energy Have”, y lograr así los múltiples beneficios que la producción nacional de energía conlleva.

Roberto Dobles

Notas Anteriores

Lunes 09 Julio, 2012

Taxis de gas natural

Existe una fuerte tendencia en muchos países hacia el uso del gas natural en ...