OPINION
Lunes 20 Agosto, 2012
Miguel Angel Rodríguez
Miguel Angel Rodríguez
Biografía

Presidente de Costa Rica de 1998 a 2002 y Secretario General de la OEA elegido unánimemente por los 34 países miembros en 2004, Miguel Ángel Rodríguez Echeverría ha tenido una pródiga carrera académica, empresarial y política.

Nacido en San José, Costa Rica, en enero de 1940, obtuvo licenciaturas en derecho y en economía en la Universidad de Costa Rica y maestría y Ph.D. en economía en la Universidad de California, Berkeley.

Es catedrático de la Universidad de Costa Rica, donde ha ejercido la docencia desde 1962, y ha sido docente en la Universidad Autónoma de Centro América y profesor visitante en la Universidad de California y la Universidad Carlos III en Madrid; además, ejerció la cátedra Shapiro en Elliott School of International Affairs, en George Washington University. Ha publicado doce libros y numerosos artículos en libros, revistas y periódicos sobre temas económicos, sociales, jurídicos y políticos.

Durante más de dos décadas desarrolló actividades empresariales en el sector agroindustrial y de comercio exterior en Centroamérica, Suramérica, el Caribe y Estados Unidos; y como director de banca comercial. Como diputado (1990-1993) fue presidente de la Asamblea Legislativa (1991-1992).

Fue miembro de la Junta Directiva del Banco Central de Costa Rica (1967-1970), Ministro de Planificación (1968-1970), Ministro de la Presidencia (1970) y Presidente de ANFE (1979-1981).

¿Cambio o reforma de modelo?

A mediados de la década de los ochenta adoptamos un modelo de desarrollo sustentado en la promoción
Comentarios Comentarios del Blog
Columnas mas leidas
Carlos Denton
El concurso Miss Universo

Aún hay mercado para estos tipos de exhibiciones (Miss Universo) y para este tipo de candidato (Donald Trump)

Vladimir de la Cruz
Encharralados

El problema real es que la suma real de los diputados que avalaron el acuerdo, el 27 de junio, es tan solo una sexta parte de la totalidad de los diputados

Rodolfo Piza
Política y ética: que no se vayan todos

En los tiempos que corren conviene recordar los valores éticos, exigirlos e insistir en ellos, porque tanto la política como la ética son esenciales en una democracia