OPINION
Lunes 20 Agosto, 2012
Miguel Angel Rodríguez
Miguel Angel Rodríguez
Biografía

Presidente de Costa Rica de 1998 a 2002 y Secretario General de la OEA elegido unánimemente por los 34 países miembros en 2004, Miguel Ángel Rodríguez Echeverría ha tenido una pródiga carrera académica, empresarial y política.

Nacido en San José, Costa Rica, en enero de 1940, obtuvo licenciaturas en derecho y en economía en la Universidad de Costa Rica y maestría y Ph.D. en economía en la Universidad de California, Berkeley.

Es catedrático de la Universidad de Costa Rica, donde ha ejercido la docencia desde 1962, y ha sido docente en la Universidad Autónoma de Centro América y profesor visitante en la Universidad de California y la Universidad Carlos III en Madrid; además, ejerció la cátedra Shapiro en Elliott School of International Affairs, en George Washington University. Ha publicado doce libros y numerosos artículos en libros, revistas y periódicos sobre temas económicos, sociales, jurídicos y políticos.

Durante más de dos décadas desarrolló actividades empresariales en el sector agroindustrial y de comercio exterior en Centroamérica, Suramérica, el Caribe y Estados Unidos; y como director de banca comercial. Como diputado (1990-1993) fue presidente de la Asamblea Legislativa (1991-1992).

Fue miembro de la Junta Directiva del Banco Central de Costa Rica (1967-1970), Ministro de Planificación (1968-1970), Ministro de la Presidencia (1970) y Presidente de ANFE (1979-1981).

¿Cambio o reforma de modelo?

A mediados de la década de los ochenta adoptamos un modelo de desarrollo sustentado en la promoción
Comentarios Comentarios del Blog
Columnas mas leidas
Humberto Pacheco
Frustración y desatinos

Pareciera que los costarricenses están despertando de un largo letargo y buscan terminar con la corrupción y la negligencia de los entes del Gobierno

Rodolfo Méndez Mata - Foro
“A la brava”

Costa Rica es un país soberano y respetuoso del derecho. No merece que se socave su institucionalidad con acciones de fuerza

Leiner Vargas
Reforma fiscal, una vez más

Soy muy reticente a aceptar con seriedad las manifestaciones de sinceridad de quienes hoy nos gobiernan