TROTANDO MUNDOS
Para Reflexionar


La columna deportiva de Tano Pandolfo en este periódico refleja su gran conocimiento del deporte, su ética periodística y una valentía que lo distingue. Es un placer leerla, aunque a veces nos recete beisbol, deporte que no acaba de interesarnos. Sin embargo, hay un tema que merece mención muy especial: su coraje para hacer pública su lucha contra el alcoholismo para ayudar a otros muchos.
Cuando crecíamos, a quienes sucumbían al alcohol se les llamaba borrachines sinvergüenzas y quien sabe cuantos otros epítetos. Pero a finales de los ochenta en los Estados Unidos descubrieron que se trataba de una enfermedad química que afecta la eliminación del alcohol del cuerpo y crea una necesidad de más alcohol que trasciende la voluntad de las personas. Adicionalmente, una doctora que estudiaba cerebros de derelictos que morían sin que los reclamara su familia- creo que en Tejas- descubrió la enorme mortalidad del alcoholismo. Examinando los certificados de defunción de esos seres- “muerto de una caída en las escaleras, muerto en un accidente de tránsito, del hígado, del corazón, de los pulmones”, etc.- la doctora encontró un hilo conductor. En casi todos los casos el alcohol había jugado un rol importante pero los certificados reflejaban el resultado final, no la causa subyacente.
La mala noticia es que el alcoholismo es una enfermedad incurable. La buena, que quien se involucre en serio en un programa de Alcohólicos Anónimos y siga sus prácticas y consejos (reiterados por Tano en varias columnas), podrá dejar de tomar y vivir sano y feliz en recuperación. Que tan sólida ésta sea dependerá de cada persona.
No todos entienden el alcance y la profundidad de los comentarios de Tano, pero quienes tengan algún pariente enfermo de alcoholismo (probablemente la mayoría de las familias) sabrán la tragedia de esta enfermedad, tanto para el enfermo como para su familia inmediata, que termina enfermando con él. Miren a su entorno y es posible que encuentren uno de esos familiares que siempre quiere tomarse “uno para el camino”; o “uno antes de irnos para la fiesta”; o uno todas las tardes, y cuestiónense sí no estarán ante un lamentable caso de alcoholismo en proceso. Sí así fuera, tarde o temprano lo sabrán, porque esa enfermedad se desarrolla inexorablemente.
Rogamos a aquellos periodistas que, sin duda llenos de orgullo patrio y pasión futbolística, se empeñan en “estrellar” a un muchachito que apenas da sus primeros pasos- concedido, exitosos- en el fútbol, que no le llenen la cabeza de veleidades. Para comenzar, hay que esperar a que de verdadera leche y madure. Eso sabemos que no es fácil. Lo grave es que pueden dañar a un muchacho que de otro modo podría llegar a tener un futuro exitoso. Hemos visto casos- no solo en el fútbol- de muchachillos echados a perder por esa absurda adulación.
Por último, no nos gusta ufanarnos del mal ajeno, pero se hace difícil no sentir emoción con la noticia de que, lentamente, los molinos de Dios han alcanzado a los chafarotes de Argentina ladrones de niños. Su fuerte castigo no devolverá la felicidad a las madres y las familias, pero al menos la justicia les dará cierre.

Lic. Humberto Pacheco A., M.C.L.
vikocr@racsa.co.cr

Notas Anteriores

Martes 03 Julio, 2012

Europa Central

El vuelo de Praga a Ostrava tomó una hora. La segunda es, en realidad, la tercera ciudad de ...
Martes 26 Junio, 2012

Anticipemos el Tsunami

Refiriéndose a “Dinámica Panameña”, nuestro apreciado amigo Marco Vinicio ...
Martes 12 Junio, 2012

Demencia

“Hay muchas formas de demencia, siendo las más comunes el ...
Martes 05 Junio, 2012

La Dinámica Panameña

Toda la vida hemos admirado la agilidad panameña para llevar adelante leyes y ...