OPINION
Sábado 30 Junio, 2012
Alberto Cañas
Alberto Cañas
Biografía

Abogado por la Universidad de Costa Rica. Doctor Honoris Causa por la Universidad Federada de Costa Rica. Doctor Honoris Causa por la Universidad Estatal a Distancia. Miembro del Colegio de Abogados, del Colegio de Periodistas. Académico de número y Director (2000) de la Academia Costarricense de la Lengua.
Ha sido Presidente de la Asociación de Periodistas de la Asociación de Autores de Obras Literarias, Artísticas y Científicas y del Instituto Costarricense de Cultura Hispánica. Embajador de Costa Rica en las Naciones Unidas; Viceministro de Relaciones Exteriores; Diputado; Ministro de Cultura, Juventud y Deportes; Presidente de la Asamblea Legislativa y catedrático universitario entre muchos otros cargos en las universidades nacionales.
Autor de numerosas obras teatrales estrenadas y libros publicados en novela, poesía y cuento, ha recibido numerosos premios nacionales, entre ellos, el Premio Nacional de Cultura Magón y condecoraciones de Italia, Gobierno Republicano Español en exilio, República de China, Panamá, Brasil, España (Orden de Alfonso el Sabio/Orden del Mérito Civil).
Como periodista ha sido Director-Fundador de LA REPUBLICA (1950-1952); Editor-Fundador de Excelsior (1974-1978). Co-Director de la Revista Nacional de Cultura (1988-) y crítico.
Es columnista de LA REPUBLICA por aproximadamente 25 años.

CHISPORROTEOS

La verdad sea dicha, yo creo que ningún proyecto nacional ha sido tan pródigo en revelar abusos
Comentarios Comentarios del Blog
Columnas mas leidas
Vladimir de la Cruz
Reflexiones presidenciales

Luis Guillermo no es masón pero pinta a ser un liberal, que no es lo mismo que liberacionista, aunque fuera secretario general de ese partido

Rodolfo Piza
Costa Rica, líder en desempleo

La causa debe buscarse más en la incertidumbre o falta de confianza en las políticas actuales (la mayoría de empresas afirman que no aumentarán sus planillas este año), y en los costos del empleo formal

Vilma Ibarra
Negociación que trasciende

Aunque vivamos tiempos de polarización y descalificación, de mezquindad y miopía, hay mucha gente capaz haciendo lo mejor por la institucionalidad costarricense