Viernes 10 de Junio, 2011
  
  
  
Nacionales
Universidades privadas están excluidas del proceso de posgrados en salud
Urgen médicos especialistas… la Caja limita
Cantidad de egresados por año no satisface las necesidades de profesionales médicos especializados
Todos los días, la seguridad social enfrenta la falta de médicos especializados en distintas áreas, mientras los asegurados deben esperar meses para ir a consulta con alguno de ellos. Este problema se agrava aún más en la zona rural.
A la fecha el déficit llega a unos mil, a pesar de que existe un programa de posgrados que desarrolla la Caja Costarricense de Seguro Social con la Universidad de Costa Rica (UCR) para la preparación de especialistas.
La escasez de anestesiólogos es una de las más sentidas, al provocar la posposición concurrente de cirugías.
Por su parte, las proyecciones de la Caja hechas en 2006 indican que hasta 2014 no se podrá satisfacer en su totalidad la demanda de especialistas.
Sea lo anterior cierto o no, para ese año habrá nuevas necesidades en especialidad debido al incremento en la demanda de servicios, es decir debido al aumento de la población atendida.
Esto porque el ritmo de graduación de especialistas no va a la misma velocidad que el crecimiento demográfico.
Dicha situación es vista como una falta en planificación al no preverse el crecimiento poblacional, a criterio de expertos consultados por LA REPUBLICA.
El problema vino cuando la Caja dejó de autorizar más plazas para especialistas y eso acarreó el déficit que enfrentamos, rememoró Alexis Castillo, presidente del Colegio de Médicos.
En la actualidad, la Facultad de Medicina de la UCR es la única institución autorizada para formar estos profesionales mediante convenio establecido con el Centro de Enseñanza del Seguro Social (Cendeiss).
Este centro solo gradúa por año en promedio unos 200 especialistas y su ritmo es limitado por la capacidad de los hospitales nacionales, que es donde los residentes hacen sus prácticas, indicó León de Mezerville, director de especialidades de la Facultad de Medicina de la UCR.
No obstante, a fin de poder responder a la demanda, el Cendeiss amplió la estrategia de implementar la docencia en los centros hospitalarios de la zona rural.
Ante las crecientes necesidades de los asegurados, rectores de universidades privadas de medicina han planteado la opción de preparar especialistas.
Sin embargo, a la fecha estos centros de educación no han recibido aval ni respuesta para la formación de especialistas, a pesar de estar acreditados por el Sistema Nacional de Educación Superior (Sinaes).
La Universidad de Ciencias Médicas (Ucimed), la facultad más antigua entre las privadas, desde 2008 ha hecho gestiones ante la junta directiva de la Caja para que se le permita participar en la formación de especialistas.
Esa universidad en dos oportunidades ha presentado solicitud de convenio, pero no ha tenido respuesta positiva. La última decisión de los directores fue trasladar el caso a la Gerencia Médica para su análisis y resolución.
Esta actitud de impedir a la instancia privada para que los estudiantes que especializamos puedan practicar en los hospitales públicos es discriminatoria, manifestó Pablo Guzmán, rector de la Ucimed.
Por su parte, la Universidad Iberoamericana (Unibe) ha optado por establecer relaciones con universidades europeas para que sus estudiantes se especialicen.
La capacidad instalada de los hospitales es uno de los factores que inciden en la decisión de la suscripción de un convenio con otras universidades.
Los hospitales nacionales no tienen el espacio ni equipos, ni los docentes suficientes para poder aumentar la cantidad de personas que participen en el proceso, dijo Nuria Murillo, directora del Cendeiss.
El Colegio de Médicos a la luz de la situación ha establecido una comisión para analizar el problema, pero ante todo para intentar resolver el vacío de profesionales especializados en zonas rurales y para abrir nuevas posibilidades que incentiven y procuren la especialización.
Paralelamente pretende impulsar reformas legales que permitan calificar de mejor forma la calidad académica de sus agremiados y así incentivar más los procesos de docencia a favor de las especialidades, explicó Castillo.
Esta situación hace presumir que la Caja protege a la Universidad de Costa Rica, ello de acuerdo con lo manifestado en su momento por Eduardo Doryan (expresidente de la Caja), agregó Guzmán.

Gabriela Masís
gmasis@larepublica.net
Bookmark and Share
Comentarios Comentarios del Blog
Nombre
Email
Comentario
CODIGO DE SEGURIDAD
Código de seguridad:
Comentario de MIke Mora
Ese monopolio entre la C.C.S.S y la UCR debe desaparecer, es injusto que la ciudadanía no cuente con médicos especialistas por un convenio que lo prohíbe. Yo perdí a un ser querido por que cuando nos asignaron un especialista 1 año despues ya era muy tarde. Ante una crisis como la que estamos la Caja debería buscar opciones que lleguen al pueblo más oportunamente.
Responder Comentario
Comentario de Efrén Méndez Morales
Yo estudié el problema por algunos años y mi conclusión es que el sistema de estudios de postgrado UCR-CCSS es un sistema centralizado-perverso que ya no responde a las necesidades actuales del país. A los estudiantes de especialidad, llamados "Residentes" se les nombra en una plaza de la CCSS (2 millones al mes) y van a clases a la UCR. Ya esto no sirve: hay que eliminar las residencias, que el mercado de formación sea libre, es decir, que cada hospital determine en qué especialidad puede apoyar la formación pero que sean las universidades las que formen los estudiantes que el país demanda. Si una persona quere hacer una especialidad que sea libre de escoger la universidad de preferencia. El SINAES y el mercado laboral se encargarán de determinar si la calidad en la formación es buena o mala.
Responder Comentario