Crecerá recesión en España

La economía española seguirá en recesión el próximo año, con una caída estimada del 0,5%, según las previsiones adelantadas el viernes por el Gobierno, que contempla también un aumento del gasto para 2013 en un 9,2% debido al pago de los intereses de la deuda y las prestaciones sociales.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, presentó el nuevo escenario macroeconómico en una jornada en la que España sufrió el recrudecimiento del acoso de los mercados sobre su deuda, que hizo subir la prima de riesgo hasta cerrar en 610 puntos y hundió la Bolsa, con una caída del 5,82%, la mayor del año.
La presión de los mercados no cedió pese a la aprobación hoy por los ministros de finanzas de los países del euro de los términos y condiciones de la ayuda de hasta 100.000 millones de euros que recibirá España para sanear su sector financiero.
El Consejo de Ministros retrasó hasta 2014 la recuperación económica en España, ya que para 2013 prevé que se mantendrá el escenario de recesión "aunque más suave", según Montoro, con una caída del crecimiento del 0,5 % del PIB, y una ligera mejora en 2012 al establecer la contracción económica en el 1,5 % frente al 1,7 % previsto anteriormente.
El Ejecutivo empeora sus previsiones sobre el desempleo para este año, que sitúa en el 24,6 %, de la población activa, pero las mejora de cara a los años posteriores, con la proyección del 24,3% en 2012, el 23,3% en 2014 y el 21,8 en 2015.
El desempleo es uno de los principales problemas de la crisis en España, que se traduce en una gran destrucción de puestos de trabajo, y que comenzó antes con el estallido de la "burbuja" inmobiliaria, aunque luego se agudizó con la falta de crecimiento económico.
Según Montoro, una parte importante del incremento del 9,2% del gasto previsto para 2013 -se fijó un techo de gasto de 126.792 millones de euros frente a los 118.565 de 2012- se debe a que el estado tendrá que hacer frente a una "fuerte carga de intereses", que estimó en 9.114 millones de euros, como consecuencia de la deuda pública y la situación de los mercados.
Además, la parte destinada a la Seguridad Social -la caja de la que sale el pago de las prestaciones como los subsidios y las pensiones- será mayor que este año.
El establecimiento del techo de gasto es el primer paso para la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado para el próximo ejercicio, en el que España tiene que mantener el esfuerzo para reducir el déficit público hasta dejarlo en el 4,5% del PIB, tras reducirlo este año al 6,3%, como exige la UE.
La vicepresidenta y portavoz del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, hizo un llamamiento a la unidad para afrontar "la difícil situación", en la que habrá que hacer sacrificios para que "el país vuelva a estar donde debe estar".
"No hay resultados sin un esfuerzo inicial. Estamos en el momento del esfuerzo", dijo en la conferencia de prensa posterior a la reunión semanal del Consejo de Ministros, que coincidió con una jornada de fuerte acoso de los mercados sobre la deuda española que repuntó hasta cerrar en la cifra récord de 610 puntos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 7,26 %.
La vicepresidenta insistió en que las presiones sobre la deuda española obedecen a las "incertidumbres" en torno a la situación en la zona euro, y sostuvo que el Ejecutivo que preside Mariano Rajoy está cumpliendo "con los compromisos, haciendo un gran esfuerzo de consolidación fiscal y reformas estructurales".

Madrid/EFE
Ver comentarios

Notas Anteriores