Las claves del campeón
Al final del torneo, Herediano fue el mejor de todos

No siempre lo que mal inicia mal termina y qué mejor ejemplo que el del Club Sport Herediano, que arrancó flojo el torneo, pero finalizó como el mejor, terminó como campeón.
Eso sí, los números respaldaron su accionar, al punto que tras los 20 juegos de la primera fase, la semifinal y final, es el equipo de mejor rendimiento, pese a llegar de cuarto a las semifinales.
En este Torneo de Verano los dirigidos por Odir Jacques jugaron 24 partidos, de los cuales ganaron 13, siendo junto a Santos los de más victorias, empataron cinco y cayeron seis veces.
Su ofensiva fue la mejor, la más goleadora de todas, al completar el torneo con 42 tantos, mientras que su meta fue vulnerada 24 veces, siendo la menos vencida junto a Saprissa.
Esos resultados hicieron que la suma final llegase a los 44 puntos, más que todos los demás diez equipos que compitieron. Los números respaldan al campeón.
Hubo factores claves en este título 22 del Herediano, por el que debieron esperar 19 años.

Odir Jacques (entrenador)

Le tiene la medida puesta al Herediano, cuando lo toca lo convierte en “oro”, bajo su mando los florenses han logrado cuatro campeonatos y esta vez no fue la excepción.
Llegó en medio de dudas a un equipo que respaldaba a Jafet Soto, su anterior técnico. Hizo pocas variantes técnicas pero sí emotivas, ordenó ir en busca del marco rival y eso le bastó.
Muy rápido recuperó prestigio, se volvió a creer en él, sorteó los problemas económicos y llevó al cuadro a levantar la Copa.

José Carlos Cancela (capitán)

Este uruguayo tiene calidad comprobada, lo hizo hace diez años cuando estuvo en Saprissa, luego guio a Liberia Mía al trono y aunque le costó sangre, llevó a los florenses a la gloria.
Su presencia es determinante, corre, marca, crea, manda, ordena, es el líder en la grama. Sus tiros libres son medio gol, y cuando fue necesario apostó a la media distancia para vencer al rival.
Su faceta escondida de goleador fluyó este año como nunca antes, y con diez anotaciones se convirtió en el máximo artillero del torneo con Cristian Lagos.

Víctor Núñez (delantero)

Algo pasaba entre Víctor Núñez y Jafet Soto, quien lo relegó al banquillo, le quitó protagonismo y con eso se fue la chispa de este inquieto delantero, quien sin la alegría característica, restaba más de lo que sumaba.
Pero la llegada de Odir Jacques cambió todo por completo, le devolvió la alegría, recuperó la picardía y con él enganchado, los florenses tienen la mitad de los problemas resueltos.
Volvió a ser el mismo, se alió a Jorge Barbosa y a Cancela, hizo goles claves y desde ese momento el campeonato estaba más cerca.


Pablo Salazar (defensa)

Los 2.160 minutos que jugó son su carta de presentación. No se perdió ni un segundo, fue titular en todos los partidos. Líder de la defensa, capitán algunas veces, inamovible siempre.
Fuerte pero leal, tanto que en los 24 partidos apenas acumuló cuatro tarjetas amarillas y la roja no la vio ni de lejos.
Contó con la confianza de Jafet Soto y de Odir, se adaptaba a quien le pusieran al lado, fuese Cristian Montero, Francisco Calvo o José Garro, nunca perdió el norte y desde el fondo gestó un nuevo campeonato.

Cristian Williams
[email protected]
Ver comentarios

Notas Anteriores

Martes 22 Mayo, 2012

Sele prepara sus armas


De los 16 legionarios convocados ante Guatemala, ya seis se encuentran en el ...
Lunes 21 Mayo, 2012

La espera terminó

Nápoles se reencontró con el éxito 22 años después de su último ...